Apuesta por la descentralización y búsqueda del sonido andino: Jazz en Huánuco

Por: Ania Paz

#JazzEnElPerú
#JazzDesdeLaMiradaDelArtista

La recién fundada Asociación de Jazz de Huánuco apostó por la descentralización del jazz, en un país donde la escena se concentra en su capital, Lima.

Entre cordilleras con nevados y selvas amazónicas, la ciudad peruana ofreció una propuesta artística sin precedentes: el primer Festival de Jazz de Huánuco (2018). Aquí se origina la emblemática canción El cóndor pasa de Daniel Alomía Robles, y cuenta con una universidad de música académica de 70 años de historia.

Marco Galarza, el presidente de la Asociación Jazz en Huánuco indicó sus motivaciones:

 “Iniciamos sólo con el entusiasmo de que sí podíamos lograrlo. El presupuesto era inaccesible. A pesar de eso, fuimos a tocar puertas de instituciones, empresas privadas y personas de buen corazón. Fue un trabajo arduo y de todos los días, durante muchos meses. Es así como fuimos viendo cómo se consolidaba nuestro sueño de traer Jazz a Huánuco.“

“En abril del 2018 se realizó el primer Festival de Jazz de Huánuco. Hasta entonces nunca se había escuchado en Huánuco jazz en vivo. Fue emocionante, tanto para los músicos locales como para el público en general, contar con la presencia de destacados músicos (de jazz) de trayectoria internacional”, agregó Galarza.

Su director también describió la interesante alineación de esta primera edición:

 “El festival duró todo el mes de abril. La primera semana estuvo a cargo del Marco Galarza Sexteto, con Christian Acosta en la batería, Sergio Vásquez en el contrabajo, Luis Evangelista en el piano y Kirley Príncipe en el saxofón. En esa misma semana se dio un espacio para los músicos clásicos y otro para las bandas locales. En la segunda semana contamos con la participación de un cuarteto que representaba a la Asociación de jazz de Lima, con la participación de Mario Cuba, Andrew Baker, Juan Francisco Chávez y Sergio Cardoso. En la tercera semana tuvimos la participación de Andrés Prado y Lorena Vindel, así como del Ania Paz Trío, con  Franco Alcazar en la batería y Sergio Vásquez de Tarma como bajista invitado. Por último cerramos el Día Internacional del Jazz con una jam session con músicos locales”.

Recibieron el apoyo de instituciones del estado, como: la Municipalidad de Huánuco, la Universidad Nacional Hermilio Valdizán, el Museo Regional Leoncio Prado, el Ministerio de Cultura, la Fundación del Club de Huánuco; así como de empresas privadas locales y colaboradores. Además, la prensa local cubrió todo el evento, como Paola Reinaga de Tu diario, Iraldia Loyola de Huánuco en escena y Pilar Trujillo del programa Reencuentro.

Presentación del Ania Jazz Trío.

Las clases maestras con los artistas que viajaron a Huánuco fueron uno de los objetivos más importantes del festival, y tuvieron un efecto multiplicador. Estaban dirigidas a estudiantes y maestros de la universidad UNDAR, así como al público en general. “Las clases maestras han desencadenado un cambio en la enseñanza de la música en la universidad. Las autoridades están interesadas ahora en incluir el estudio del jazz como parte del programa académico y posterior facultad.” “El jazz nos permite tener un campo exploratorio más amplio, dándonos más libertad para la creación y la integración, principalmente de nuestras raíces andinas y afro-descendientes. Por ejemplo, ahora muchos estudiantes están componiendo con armonías jazzísticas, y se hacen recitales donde se busca un espacio para la improvisación.”

Clase maestra.

La asociación, gestionada también por Pier Ramírez y Christian Acosta, se esfuerza en realizar presentaciones en lugares públicos y accesibles. En el primer festival lograron producir dos conciertos en la Plaza de Armas y uno en el centro arqueológico de Kotosh.

“Creemos que Huánuco debe tener su propia escena de jazz. Creemos también que en un futuro podemos proponer una expresión con nuestras raíces andinas. Por eso es que la asociación tiene como uno de sus desafíos traer a músicos referentes del jazz en el Perú y en el extranjero, y que se pueda hacer escuela que permita que nos encaminemos hacia esa meta.”

Para mí fue una experiencia maravillosa haber participado en el festival. Presentamos dos conciertos y dos clases maestras de armonía moderna. El público llenó el auditorio, y fue muy conmovedor recibir como regalo los representativos “Negritos de Huánuco”, con una hermosa inscripción de agradecimiento. Me alegra saber que la participación de Sergio Vásquez con nuestro grupo tuvo un efecto multiplicador:

“Sergio Vásquez es un joven estudiante de contrabajo clásico que empezó a explorar el jazz. Su participación con Ania Paz fue una motivación para todos. Hasta ahora se toma como un ejemplo el esfuerzo de Sergio, y muchos esperan una oportunidad similar para poder destacar como músicos. Estoy muy agradecido por ese gesto que tuvo Ania de confiar en Sergio. De alguna manera nos vimos todos reflejados en él.”

No queda más que felicitar a la Asociación de Jazz de Huánuco, la cual demuestra que juntos podemos trabajar hacia metas culturales, académicas y humanas extraordinarias. Trabajemos por seguir descentralizando el jazz en el Perú.


Regalo de Negritos de Huánuco.

Firma de autógrafos.

Presentación de Ania Paz durante el festival.

*Foto de portada, obtenida desde: www.radionacional.com.pe

One Reply to “Apuesta por la descentralización y búsqueda del sonido andino: Jazz en Huánuco”

  1. El Blues, que nace entre algodoneros y tabacales como reflejo de la esclavitud, tiene en el Jazz a uno de sus hijos predilectos. Este estilo de música con el tiempo rompe las barreras para expandirse al mundo entero y fusionarse con diferentes culturas. Es hermoso verlo abrazarse con la cultura Andina…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *