Pianos ligados por hilo de sangre y virtuosismo: Katia y Marielle Labèque

Por: Estefanía Romero

The Labèque sisters are tremendous. They are great performers, and great interpreters. And they are wonderful supporters of music- not only modern music, but just music. It is great to work with them” -Philip Glass

Ya son 50 años de carrera los que estas hermanas han recorrido, ganándose a su paso la admiración y colaboración de los compositores contemporáneos más importantes.

Les comparto la conversación que tuve con estas leyendas, tras su fantástica presentación en el Festival Internacional Cervantino 2019.

Ustedes han colaborado con compositores muy importantes: Olivier Messiaen, György Ligeti, Pierre Boulez, Philip Glass… ¿qué se siente haber sido parte de una generación que revolucionó la música?

Claro. Eso nos transformó, nos abrió la mente; pero especialmente Luciano Berio porque él adoraba el jazz, la música africana, estaba abierto a muchos estilos de música. Pasamos noches con él escuchando muchas músicas distintas… una inspiración enorme.

También Philip Glass. Otra revolución fue la música minimalista en los años 60, porque fue otra contracorriente musical frente a la época. Eso ha estado muy bien, porque tuvieron el coraje de llevar de nuevo la música con algo de melódico y rítmico, que el jazz nunca había perdido, pero la música clásica sí. Es difícil encontrar ese tipo de música contemporánea, de gente como Steve Reich, Terry Riley, Philip Glass, que ha influido en muchos músicos de esta (nueva) generación, como Bryce Dessner.

Para nosotras fue fantástico estar en todos estos mundos, tocábamos de todo, toda la música que nos gusta. En julio vamos a tocar otra vez el concierto completo de Luciano Berio, que es muy muy difícil, no lo hemos tocado en años y vamos a volver a hacerlo. También tocaremos otro concierto de Nico Muhry, que escribió para nosotras. Vamos a hacerlo primero en New York…

Siempre tener experiencias nuevas con compositores es muy importante para nosotras.

Han tomado repertorios de George Gershwin y de Leonard Bernstein, grandes defensores del jazz cuando este género no era considerado arte. ¿Esto significa algo para ustedes?

Parece increíble que el jazz no haya tenido el lugar que se merece. Hemos olvidado esos tiempos. Gente como Bernstein… él es otro ejemplo de músico que tenía un corazón tan grande, una mente tan abierta, que todas las músicas estaban dentro de él.

Me imagino que también ha sido importante para la carrera de ustedes que Francia sea un país que siempre abrazó el jazz.

Claro, por supuesto… Las historias de Miles Davis con Juliette Gréco, jajá.

Al haber vivido tantas músicas, ¿qué piensan de lo que se escucha actualmente?

Estamos muy involucradas con compositores jóvenes de hoy como Bryce Dessner, Nico Muhly, que llevan una energía nueva en la música. Especialmente Bryce, porque tiene un pie en algo: escribe sinfonía para grandes orquestas. Nos parece muy importante que un compositor como él pueda existir en nuestra época.

Háblenme del concierto de esta noche. Los arreglos al repertorio de Leonard Bernstein estuvieron muy interesantes.

Esta noche, la primera parte fue toda original. Poor el Chan fue escrita por Dessner para nosotras. Los Cuatro movimientos para dos pianos de Philip Glass, también es original.

La segunda parte, West Side Story, es una orquestación, pero es del orquestador original de West Side Story, Irwin Costal. Porque Bernstein nunca hizo la orquestación, hizo las melodías, las armonías y todo, pero no la orquestación. Cuando pedimos a Bernstein que creara arreglos para nosotras, nos dijo “voy a llamar a nuestro orquestador, a ver si quiere hacerlo”. Orwin estaba muy interesado, feliz de hacerlo, y nos regaló una versión original.

Nosotras no lo hubiéramos hecho sin la autorización de Bernstein, que fue él quien la pidió especialmente a Irwin para nosotras.

¿Qué quisieran decir a México?

Queremos volver. Es un sueño tocar en este teatro mágico (el Teátro Juárez).

Más sobre la carrera de las hermanas Labèque

El primer disco que grabaron Katia y Marielle fue Les Visions de l’Amen (1969) de Olivier Messiaen, bajo la dirección del mismo compositor y, eventualmente, colaboraron con otros grandes nombres como Thomas Adès, Louis Andriessen, Luciano Berio, Pierre Boulez, Bryce Dessner, Philip Glass, Osvaldo Golijov, György Ligeti, Nico Muhly; entre otros. Además, Katia ha tenido la inquietud de explorar el jazz a lado de Chick Corea y Herbie Hancock.

El dúo fue reconocido a nivel mundial y por el mismo Ira Gershwin, tras haber interpretado la versión original de Rhapsody in Blue para dos pianos, de George Gershwin, en 1980.

Han ejecutado obras que se extienden desde la música antigua hasta expresiones del siglo XXI. Su eclecticismo las ha llevado incluso a colaboraciones “extrañas” con Madonna o Thom Yorke, lo cual para ellas ha significado mantenerse despiertas con las nuevas corrientes.

Fotos tomadas durante ensayo, por Manuel Sánchez, Archivo FIC, 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *