Orden en el caos y groove latinoamericano: Ania Paz Trío

Por: Estefanía Romero

Groove y estilo. Anoche, el Ania Paz Trío se presentó en el Teatro del Estado, combinando piezas originales de distintos discos de Ania Paz.

Ania, además de ser una pianista de impecable formación, es una compositora que está llevando la híbridación musical hacia nuevos paradigmas. Su sentido de la forma y de la función de los lenguajes latinoamericanos (tumbaos, sambas, música andina…) o clásicos y distintas eras del jazz, permiten que su música, a pesar de variar mucho entre pieza y pieza, esté completamente impregnada de una esencia propia.

Eduardo Peña y Franco Alcázar

La pianista del Perú lleva un control muy fuerte y una tendencia a recurrir a los sonidos bajos de su instrumento, lo cual genera una presencia interesante. Utiliza muchos juegos rítmicos, frases impredecibles y juegos armónicos que reflejan sensibilidad, inteligencia y trabajo. Esto ya lo dije antes al escuchar su disco Fortaleza, y me queda muy claro tras haberle presenciado en vivo.

La comunicación del trío es sorprendente. La energía y rapidez jamás se confunden con luchas de protagonismo. Todo tiene su orden en el caos, su espacio para brillar, y los tres lo logran. El bajo del chileno Eduardo Peña, con un sonido muy bello y elegante, se lució al llevar la línea melódica en un par de piezas del repertorio, además de sus momentos planeados y expresiones espontáneas.

A su vez, el baterista Franco Alcázar (de Perú) mostró la importancia de la sutileza, la mesura y la adrenalina, cuando estas son necesarias. Tiempos atinados, golpes limpios, toda una aventura rítmica.

Ania Paz Trio y Adal López como invitado especial.

De verdad considero a quienes lleguen a tocar con Ania, pues seguir sus composiciones es toda una hazaña y, además, hacerlo con belleza implica un alto nivel de preparación y emotividad. A este estatus de compromiso se agrega el cuidado en el sonido total de la presentación.

Adal Pérez

El sentido inclusivo y de convivencia entre naciones, es parte del mensaje Ania lleva consigo, por ello que suela tocar con músicos de distintos países. Anoche, invitó al saxofonista mexicano Adal Pérez a subirse a tocar melodías del cancionero de nuestro país, para también desdoblarlas hacia el lenguaje jazzístico e, incluso por momentos, hacia folklore peruano.

Todo esto va paralelo al ánimo del Festival Internacional JazzUV: #jazzsinfronteras ¡Sigamos disfrutándolo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *