Top 10 para jazzear esta Navidad

Por: Estefanía Romero

Hace unos días lancé una pregunta por Instagram: ¿Cuál es tu disco, tema o arreglo favorito de Navidad? Las respuestas fueron tan gratas y geniales que me puse a escuchar cada una de ellas. El resultado es este artículo hecho de puro amor y cooperación entre amantes de la música y estas fechas cálidas.

En cada título encontrarán el crédito de cada persona fantástica que colaboró con la idea, seguido de comentarios míos para dar guía al lector sobre lo que probarán si se embarcan en esta fabulosa aventura sónica.

¡A disfrutar!

 

10. Have Yourself a Merry Little Christmas – Jazz at Lincoln Center Orchestra feat. Cecile McLorin (aportación de Cynthia Calderón, directora del Festival de Jazz de León)

Esta pieza pertenece a la grabación del concierto Big Band Holidays (2013), de Jazz at Lincoln Center, cuyo director artístico es Wynton Marsalis. Se trata de un standard con altas impresiones de Nueva Orleans, llevado de la mano por McLorin, una de las cantantes de jazz más expresivas de nuestros días.

 

 

 

9. Have Yourself a Merry Little Christmas, del álbum Ella Wishes You A Swinging Christmas Ella Fitzgerald (aportación de Cynthia Calderón, directora del Festival de Jazz de León)

Esta producción pertenece al clásico álbum Ella Wishes You A Swinging Christmas que salió a la luz en 1960; nos encontramos frente a una recolección de villancicos arreglados como standards de jazz para big band; la duración de cada uno es corta (no más de tres minutos), por lo que, aunque se trata de jazz, no desesperará a los impacientes.

Cabe mencionar que, a pesar del título del álbum, también hay sorpresas o motivos de harbop.

Todos conocemos a Ella como una de las más grandes cantantes del jazz y de la música en general. Si no la has escuchado, tal vez las celebraciones te permitan abrir esta ventana hacia brochazos del mundo jazzístico.

 

 

 

8.Dig That Crazy Christmas – Brian Setzer (sugerencia de Pablo Cárdenas, percusionista de la Filarmónica de Boca del Río)

Imagina que inyectaron adrenalina y dulzura extra a los clásicos villancicos. Los arreglos de este disco encontraron el punto perfecto de unión entre un sonido dixieland, blues, rock and roll, big band, rockabilly y pop, todo un paseo por expresiones populares de la música americana del siglo XX. Dig That Crazy Christmas cuenta con unos soli fantásticos, llenos de color y explosiones tímbricas del más puro Nueva Orleans; además de improvisaciones de guitarra jazzística. Se trata de una opción muy entusiasta, melódica y acelerada para bailar durante las celebraciones. Genial para toda la familia… y para abrir camino al jazz a quienes quisieran conectar con el género.

 

 

7.  Christmas Jazz Jam – Wynton Marsalis (aportación de Ryan Michelz, baterista independiente de jazz; y de Alejandro Bustos, saxofonista de la Xalapa Jazz Orchestra y de Ryan Michelz… En este caso cada uno dio la sugerencia sin conocerse entre sí)

Una Navidad narrada al estilo Nueva Orleans. Si quieres imaginar cómo se escuchó la primera forma de jazz, por ahí de 1910-20, este disco es un ejemplo perfecto, pero con el valor agregado del refinamiento que los años trajeron consigo. El compositor Jelly Roll Morton solía quejarse de que sus músicos en aquella época, años 20, no sabían leer música o se perdían en ritmo y afinación; este no es el caso de Wynton Marsalis, quien tiene perfectamente visualizados los trazos por donde permitirá volar a su orquesta, cuyos miembros comprenden bastante bien cómo debe ser el jazz: estudiado, pero dispuesto a la sorpresa y la creatividad.

Este jazz navideño de Wynton Marsalis, aunque se pasea también de repente por el swing, siempre mantiene su apego a la tradición jazzística de cuna, con gran presencia de clarinete e instrumentos que evocan el movimiento o los sonidos de cosas y animales, tal y como ocurría en las primeras grabaciones de jazz. Christmas Jazz es divertido, rico en texturas, ideas armónicas y ritmos; el escucha se derretirá de amor, energía. Podrá visualizar el movimiento de la música y sentirlo palpitar por debajo de la piel.

 

 

6. Six String Santa Joe Pass (Aportación de Ricardo de la Rosa Cruz, baterista independiente)

Salió en 1992. Como muchos sabemos, el jazz de las últimas décadas del siglo pasado es uno ya consolidado, que tiene la facilidad de ver hacia el pasado y tomar elementos de distintas épocas por las que el género ha dado paso.

En Six String Santa nos encontramos con villancicos clásicos arreglados por Pass. Es un paseo de swing, bossa nova, funk, manouche, hardbop y balada; todos aterrizados en fórmulas melódicas, pero con la sorpresa de frases creativas, volúmenes tenues y ritmos lentos, cuyo centro es siempre la guitarra juguetona y expresiva de Joe Pass. Un álbum cálido, que oscila entre la nostalgia y la alegría. Lindo para un momento de calma como la cena, la hora de abrir los regalos, o simplemente ese espacio en el que observar, escuchar y amar es lo que más importa.

 

 

5. The Christmas SongDexter Gordon (aportación de Armando Cruz, baterista de Armando Cruz Afro Bop)

Una balada en swing, guiada por el saxofón de Dexter Gordon. Forma parte del disco The Panther! que no es necesariamente dedicado a la Navidad, excepto por esta profunda, sensual y sensible pieza, cuya vibra se antoja para bailar con un ser amado y regalarle un momento excepcional de luz.

 

 

4. The Beautiful Day: Kurt Elling Sings ChristmasKurt Elling (mi aportación)

Aquí no escucharás los típicos villancicos, pero sí piezas geniales, algunas acogedoras, otras más eufóricas, que te harán vivir un gran momento. El mismo Kurt indicó que su intención con este disco era abordar el misterio, lo que a su parecer es lo que la Navidad realmente significa. También habló de este como un álbum inclusivo: no importa si eres cristiano o no, te encantará.

Sus letras son profundas y hermosas, algunas te narran historias, otras te hablan de los lindos sentimientos que evocan estos tiempos. Probablemente no quieras dejarlo como un simple disco de fondo.

 

 

3. La Suite de El Cascanueces – arreglo de Duke Ellington y Billy Strayhorn (sugerencia de Pablo Cárdenas, percusionista de la Filarmónica de Boca del Río)

Si nos vamos hacia las primeras décadas de los 1900’s, veremos que el jazz no era muy popular entre la sociedad conservadora de Estados Unidos. Los primeros observadores del jazz lo intentaron descifrar desde la escuela clásica y, por lo tanto, sus ideas al respecto eran casi siempre negativas. El jazz les parecía una desviación de la música culta y elevada.

Lo bueno es que pronto aparecieron los primeros críticos de jazz, quienes entendieron que el jazz debía analizarse desde su propia lógica. Estos mismos, desde los años 30, propusieron que el jazz, música extraída del folclor y las calles, sí podía llegar a ser un arte y que uno de sus grandes exponentes era necesariamente Duke Ellington. De aquí que cuando llegó su arreglo de la suite de El Cascanueces, en 1960, ya realmente no era sorpresa la virtud y el genio de Ellington como arreglista, compositor e intérprete, quien desde hacía mucho tiempo ya venía rompiendo esquemas entre géneros y profesionalizando al jazz.

Así, El Cascanueces bajo la influencia de Ellington es una pieza juguetona que se sujeta melódicamente de las ideas de Tchaikovsky, pero cuyo sentido rítmico, armónico y tímbrico va dirigido totalmente por el lenguaje jazzístico. Es genial para bailar, divertirnos. Otra linda joya del subgénero de jazz que llamamos swing.

 

 

2. When My Heart Finds ChristmasHarry Connick Jr. (aportación de Bernard Christian Pérez Briones, director de la Zinco Big Band, así como pianista y director del Bukowski’s Jazz Trio)

Harry Connick Jr. es de Nueva Orleans, así que no es sorpresa que el jazz vibre a través de su voz y sus interpretaciones pianísticas. Muchos le conocemos por sus roles como actor también. De esta manera, Harry, lanzó un disco navideño en 1993, que es muestra tanto de su origen a las orillas del Misisipi, como de su amor por el sonido cinemático.

Todos los temas de When My Heart Finds Christmas llevan consigo un entusiasmo distinto. Por lapsos integra temas de swing, jazz de Nueva Orleans, spirituals y pop, mientras que a veces se pasea por piezas o arreglos que incorporan cuerdas postrománticas, un estilo que tanto se utilizó en el cine de los años 30, 40 y 50.

Este álbum es otra gran oportunidad para acercar más a los novatos hacia las maravillas del jazz y de la orquesta clásica. Sin trucos de la industria pop, podemos disfrutar de música muy bien hecha y hermosa, con todas las texturas que deberían tener sus instrumentos.

 

 

 1. A Charlie Brown ChristmasVince Guaraldi Trio (aportación de Sonia Stark, arquitecta de interiores)

De cuando una película está en verdad completa gracias a su tratamiento musical.

A Charlie Brown Christmas es un disco de hardbop, pues concentra el lenguaje del jazz moderno (bebop), pero en un nivel mucho más europeizado; es decir, es más melódico y de estructuras perceptivamente más ordenadas (aunque incluya ritmos y ornamentos complejos) a lo que se esperaría en tiempos de Thelonius Monk. 

La transmisión emocional del piano es suprema, Guaraldi lleva en sí gran influencia de Horace Silver para este disco, pero la lleva a un estilo propio. Realmente la llegada de esta música creó en 1965 un puente significativo hacia muchas otras eventuales apropiaciones individuales que se tendrían del jazz: como en el caso de Keith Jarret o Thelonius Monk.

Es encantadora la riqueza que aporta cada instrumento del trío, pues a pesar de ser sólo tres instrumentos, su tratamiento se siente como una orquestación grande y valiosa. Tiene arreglos muy interesantes y un uso bastante singular (tratándose de un álbum principalmente jazzístico): coros de niños como armonías, en ciertos temas.

La Navidad de Charlie Brown es un ornamento imprescindible para la Navidad. Realmente amerita que te sientes a ponerle atención. Además, será un gran ejercicio de apreciación musical para los niños, quienes aprenderán mucho a través del gozo sin siquiera darse cuenta.

 

 

Gracias por sus aportaciones, queridos amigos. Fue un placer enorme acercarme a estos fantásticos temas. El equipo de Bop Spots desea una dulce, sana y amorosa Navidad a todos nuestros lectores.